CASOS

Caso 1: ¿Qué hago con mi dinero?

Carlos y Pilar son un matrimonio que ronda los 45 años. Tienen tres hijos: Luis, Andrea y Paula. Han trabajado mucho y siguen avanzando progresivamente en sus carreras profesionales: él como abogado y ella como informática. Llevan una vida ordenada y logran ahorrar bastante cada mes: en torno a los 2.000€ / 2.500€.

Les queda cerca de 9 años para acabar de pagar la hipoteca, ya que aprovechan para amortizarla anticipadamente cada vez que ahorran una cifra importante. Sin embargo, actualmente tienen cerca de 165.000€ ahorrados y no saben muy bien qué hacer con ellos. Les cuesta mucho ganarlo y no quieren “jugar en bolsa”, pero a la vez saben que los depósitos a corto plazo no les dan lo que necesitan para cubrir sus necesidades.

Por diferentes experiencias (tanto personales como de amigos cercanos) no tienen mucha confianza en su banco: ya les han metido varios goles con productos de campaña y no quieren volver a caer en ello.

Al buscar otras alternativas, se deciden por BISSAN. Vienen buscando asesoramiento para invertir sus ahorros. Después de varias reuniones y dos meses de trabajo, BISSAN les entrega su plan financiero, gracias al cual le ven sentido a sus ahorros, ya que incluye entre otros, los siguientes objetivos:

  • La educación de sus hijos.
  • Su jubilación.
  • La posible dependencia de la madre de Pilar.
  • Un viaje a Estados Unidos para toda la familia en tres años.

Para cada objetivo, BISSAN ha utilizado varias hipótesis, cálculos de ahorro e inversión necesaria, y una propuesta de distribución de activos adaptado a su perfil. Adicionalmente, después del proceso de planificación, se decide:

  • Un incremento en la cobertura del seguro de vida de Carlos.
  • Es necesario un pequeño incremento en el ahorro de la familia para poder cumplir con todos sus objetivos financieros.
  • Tanto Carlos como Pilar deciden hacer testamento.

Caso 2: La jubilación a la vuelta de la esquina

Ricardo es un ejecutivo de marketing, con una dilatada carrera en varias multinacionales. Después de 4 años de trabajo en Brasil y Suráfrica decide volver a España con su familia. Ricardo acaba de cumplir 58 años y comienza a ser consciente de que la jubilación está a la vuelta de la esquina.

Es un tema que no le ha preocupado mucho pues tienen un pequeño apartamento alquilado al que le quedan sólo 4 años de hipoteca. Además, tiene 185.000€ en depósitos y cerca de 425.000€ en fondos de inversión.

La semana pasada fue la celebración de los 95 años de su padre. Durante la reunión, pensó qué sería de él y su familia si llegase a dicha edad. Al comentar esta preocupación con uno de sus hermanos, le recomendó que viniese a BISSAN, donde abordamos el problema de la jubilación con la complejidad y el rigor que requiere analizando, entre otros aspectos:

  • Las bases de cotización de TODA la vida laboral de Ricardo. No usamos un simulador genérico sino que calculamos datos reales para estimar de forma más ajustada la pensión que cobrará.
  • Consideramos muy especialmente el riesgo de longevidad y la inflación.
  • Hacemos supuestos realistas, en cuanto a nivel de vida requerido y rentabilidades esperadas.
  • No nos obsesionamos con productos que presentan beneficios fiscales, si no nos brindan una rentabilidad adecuada a largo plazo.
  • Tenemos en cuenta que durante su vejez él y su mujer vivan de forma autosuficiente.

Después de un análisis que duró 2 meses y de presentarle el informe de planificación, Ricardo se dio cuenta que necesitaba ahorrar un poco más de lo que venía haciendo y, además, recomponer su cartera de inversiones. De seguir el ritmo de vida que llevaba una vez jubilado, en pocos años se quedaría sin ahorros.

Caso 3: ¿Cómo gestionar mi herencia?

Luisa no sabe cómo hablar de este tema. Es tan incómodo como importante y, además, inevitable: sabe que en poco tiempo recibirá una herencia que consta de un piso en Eixample de Barcelona valorado en 765.000€ y un apartamento en la Costa Brava valorado en 360.000€, todo a medias con sus 2 hermanos. Además, Luisa heredará varios depósitos por un importe 485.000€ y fondos de inversión por un importe de 275.000€. En total, una herencia de 1.135.000€.

Cuando lo comenta con una compañera de oficina con la que tiene mucha confianza, ella le recomienda venir a BISSAN ya que “ellos te recomendarán qué hacer con el dinero recibido de una herencia”. La mayoría de las personas que recibe dinero líquido o fondos de inversión de una herencia suele gastárselo en 7 u 8 años, y esto era algo que quería evitar.

Después de varias reuniones con BISSAN, llegan a varias conclusiones:

  • El testamento de su madre lo había preparado correctamente su asesor fiscal, minimizando las cargas en el Impuesto de Sucesiones. Sin embargo, dejó sin resolver muchos problemas que podrían llegar a surgir, sobretodo en relación a posibles disputas con sus hermanos una vez su madre falleciera. Así pues, se recomendó otra distribución de activos y pagar algo más a Hacienda pero de modo que hubiera un total acuerdo y aceptación por parte de todos los hermanos.
  • En BISSAN creemos que, dado el caso, es mejor pagar algo más a Hacienda y a cambio que la familia siga unida: lo primero es la familia y el dinero muchas veces lo estropea todo.
  • Fue necesario que los hermanos hablaran entre sí, con su madre presente, para que ella redactara un nuevo testamento. Los cambios no afectaron sustancialmente las cantidades a recibir por cada hermano, pero sí que habría un reparto mucho más sencillo y equitativo.
  • Luisa utilizará la herencia para reducir algunas deudas y preparar su jubilación. En BISSAN se estudió qué importe necesitaba tener ahorrado para jubilarse y mantener su nivel de vida.

NOTA: Los ejemplos utilizados son casos ficticios que reflejan la situación en la que viven muchos de nuestros clientes. Por motivos obvios de confidencialidad, nunca exponemos casos reales en público.

Primera visita gratuita y sin compromiso

+34 937 687 532

o rellena este formulario y nos pondremos en contacto contigo