Durante este verano la comidilla en los medios financieros (y no tan financieros) fue la crisis de China y las fuertes caídas bursátiles en el mundo entero. En realidad, de lo que se debería estar hablando es de la gigantesca ola de deuda soberana que hay en el mundo y de cómo su pinchazo puede ser peor que la crisis financiera de 2008. Lo que no sabemos es cuándo pinchará esta enorme burbuja. ¿Un año? ¿Cinco años? Lo que sí tenemos claro es que hay que reducir nuestra exposición en deuda soberana a mínimos históricos.

Durante los días de vacaciones he aprovechado para leer mucho. Y he tenido tiempo para leer más a fondo a Martin Armstrong. Este hombre me intriga mucho, aunque hay que leerlo con sumo cuidado… Es tremendo.  Parte de la tesis de que la próxima crisis no será bursátil, sino de deuda soberana. Y esto encaja perfectamente con mi experiencia de estos últimos años: la renta fija ha dejado en ridículo a las acciones durante estos últimos 10 o 15 años, cuando esto no suele ser así. Hay algo que se cuece y no huele nada bien.

Es cierto que este verano las caídas bursátiles fueron fuertes. Es lo normal en bolsa, nada nuevo bajo el sol. En este gráfico del Dow Jones vemos como en poco menos de 2 semanas se borraron todos los beneficios desde finales de 2013, casi nada.

Dow JonesFuente: www.bloomberg.com

¿Pueden seguir existiendo más caídas? Por supuesto, y es probable a corto plazo. Pueden ser del orden del -10% ó -15% adicional. Sin embargo, ¿sabemos cuándo se van a dar? No tenemos ni idea. Pero en 2011 vimos otras caídas también muy fuertes, y dado que Estados Unidos no entró en crisis, la bolsa americana siguió subiendo. En Europa entramos en crisis y la bolsa europea sufrió mucho más y perdió dinero.

Hay muchos datos fundamentales en la actualidad que indican que los mercados de acciones están muy caros, sobretodo en Estados Unidos (representa casi el 50% de capitalización bursátil mundial). Sin embargo, los datos fundamentales ayudan mucho a 10 o 15 años vista, pero no a 2 ó 3 años vista. Por ejemplo, en el siguiente gráfico de StarCapital podemos ver una regresión del PER de Schiller

[1] (eje horizontal) en relación a la rentabilidad real sin inflación (eje vertical) de los próximos 15 años. Vemos que hay una relación decreciente, es decir, a mayor PER, menor rentabilidad real.

PER Schiller regression

Fuente: www.starcapital.de

El PER de Estados Unidos a finales de 2014 era de 27,8, siendo de los países más caros del mundo y con una rentabilidad real esperada en estos próximos 15 años del 2,8%. Sin embargo, en Europa es donde aparecen mejores ratios para invertir por ser mucho más barata. Esto no significa que las cosas deban ir bien en Europa y mal en Estados Unidos, al menos en el corto plazo, pero a largo plazo muy probablemente sí sea así.

En la siguiente tabla podemos ver el PER de Schiller de los principales mercados del mundo:

CAPE world 2014

Si Estados Unidos entra en crisis, el mundo entero también lo hará y por ello es sumamente importante seguir la evolución de este país, que hoy por hoy es el centro del mundo. Si entra en crisis, seguro que las acciones del mundo entero caerán. Si no entra en crisis, puede que caigan las acciones americanas, pero en el corto plazo se recuperarán puesto que no habrá una crisis económica o de divisas de fondo. En cambio, si un país que no es Estados Unidos entra en crisis, es muy difícil que la contagie, aunque sea China.

Nosotros monitorizamos varios factores económicos para ver si una caída bursátil tiene sentido o no. Ahora voy a mostrar 2 de los factores más potentes, y con diferencia.

1. Creación o destrucción de empleo. En máximos bursátiles con cambios de tendencia a la baja suele empezar a destruirse el empleo, cosa que hoy por hoy no se da en Estados Unidos, sino todo lo contrario.

Jobs Vs SP500

2. Diferencial entre letras a 3 meses y bonos a 10 años americanos. Este es el otro gran indicador y es realmente potente. Desde 1959 han existido 8 crisis en Estados Unidos, de las cuales en todas ellas previamente el diferencial era o negativo o prácticamente 0. Es decir, si el mercado te da más por una letra a 3 meses que por un bono a 10 años, significa que necesita desesperadamente dinero a corto plazo, o que percibe más riesgo hoy que de aquí a 10 años. Hoy por hoy, no ha habido ningún aviso en este sentido. Además, una vez se da el diferencial negativo, la crisis suele tardar entre unos meses y 2 años en aparecer.

Treasury Spread

Fuente: Federal Reserve Bank of New York

Estos dos indicadores no son la panacea, pero nos dan una idea de que a fecha de hoy las probabilidades están claramente a favor a que la bolsa siga una senda alcista, aunque podemos pasar un 2015 y 2016 un poco turbulentos.

La crisis de deuda soberana

Lo interesante de esta crisis China es que hace pasar completamente desapercibida la auténtica crisis de deuda soberana que Martin Armstrong no cesa de anunciar. Yo ya era muy consciente de que los bonos son carísimos: si repasamos los tipos de interés del dinero veremos que hoy en día son los más bajos de la historia, es decir, de los últimos 5.000 años. Realmente, esto es una burbuja de proporciones dantescas. En el siguiente gráfico podemos ver que el nivel de tipos de interés a corto plazo de los principales imperios es el más bajo de toda la historia (Babilonia, Egipto, antigua Grecia y Roma, Carlomagno, imperio Bizantino, Español, Francés, Inglés y Americano, entre otros).

5000 años tipos interés

Debemos tener presente que en el caso de la deuda, su valor es mayor si los tipos son más bajos. En cambio, si sube el tipo de interés, su valor se reduce. Así pues, un inversor en bonos soberanos sufrirá si suben los tipos de interés. Y en estos momentos, en los que los tipos son los más bajos de la historia, sólo pueden subir, no bajar.

Si vemos más de cerca los intereses en el gráfico de abajo, vemos que los bonos a largo plazo americanos eran bastante estables en el siglo XIX y que seguían una senda bajista. Es algo lógico puesto que Estados Unidos cada vez era más rica y poderosa, y suelen bajar los tipos de interés cuanto más rica es una región, dado que los inversores perciben un menor riesgo.

USA bond historic rates

Salta a la vista como a partir de la segunda guerra mundial, los tipos de interés se desbocaron. Desde mi punto de vista tiene muchísimo que ver con la aparición de la Reserva Federal en 1913. Si bien inicialmente era un instrumento para proteger a la banca de crisis financieras sistémicas, a partir del crack de 1929 y sobretodo después de la segunda guerra mundial los gobiernos los usaron para manipular los ciclos de la economía, tal y como pensaban equivocadamente Karl Marx y Keynes. De hecho, Keynes supo reconocer su error en su lecho de muerte, cosa muy noble por su parte pero que sistemáticamente descuidan la enorme mayoría de gobiernos occidentales que siguen sus teorías. Karl Marx murió sin reconocer sus errores.

De hecho podemos ver cómo desde sus manipulaciones los tipos de interés no habían subido nunca tanto desde hacía 4.000 años, para luego volver a bajar a lo bestia hasta mínimos no vistos en los últimos 5.000 años. Desde mi punto de vista, están manipulando y estropeando la economía bajo la dirección incompetente de los gobiernos de turno.

Para seguir con sus presupuestos desaforados, y ante la dificultad de subir más los impuestos, lo que han hecho los gobiernos, a través de la Reserva Federal y los bancos centrales (Europeo y Japonés), es manipular de manera sibilina los tipos de interés, la deuda pública y la moneda creando inflación.

Recordemos que la emisión de deuda pública es lo que provoca la inflación, ya que la nueva deuda computa como dinero en los mercados financieros. Y la emisión de nuevo dinero y su posterior circulación genera inflación[2].

Esta inflación equivale a un impuesto que reduce el poder adquisitivo del dinero entre un 2% y 4% CADA AÑO a toda la población, ricos y pobres.

¿Qué consecuencias tiene el “impuesto” de la inflación para cada tipo de activo?

  • Los depósitos y la renta fija no te protegen contra la inflación porque su rentabilidad no la supera sistemáticamente a muy largo plazo (30 años o más).
  • Los inmuebles y acciones cubren la inflación.
  • El dinero en efectivo es el que más sufre de todos.
  • Las materias primas van más ligadas a su oferta y demanda que a factores como la inflación.

En el siguiente gráfico veremos el nivel de inflación desde 1801 en Estados Unidos. Lo normal es que los precios suban y bajen sobretodo debido a cosechas (buenas y malas), guerras (antes y durante una guerra suben los precios, luego bajan durante unos cuantos años) y descubrimientos de oro o plata abundantes (fiebre del oro).

USA Inflation since 1801

Sin embargo, desde la creación de la Reserva Federal en 1913 vieron el enorme poder que tenían entre sus manos, aunque no abusaron aún de él. Fue después de la gran depresión a partir de 1929 y la segunda guerra mundial, cuando optaron por no devolver sus deudas y mantener siempre artificialmente precios al alza. Con la subida masiva de precios y su nula intención de devolver las deudas, se les descontroló el sistema monetario en 1971 y tuvieron que romper el patrón oro.

USA debt

A partir de entonces, la deuda se incrementó de forma tan masiva que parece que no tenga fin. Lo curioso es que la deuda pública ha seguido el mismo camino que la inflación.

Si superponemos los dos gráficos anteriores y comparamos la línea roja del gráfico de inflación americana con el gráfico de deuda de más arriba, veremos el total paralelismo que existe: deuda brutal con inflación brutal.

USA inflation Vs debt

Con esta técnica sibilina, actualmente los gobiernos de todo el mundo expolian de forma silenciosa a todos sus ciudadanos, incluso a los más pobres, sin distinción alguna. Sólo sobreviven los que invierten en empresas, ladrillo o acciones, mientras que los que invierten sus ahorros en depósitos y renta fija gubernamental, están siendo engañados. Lo que pasa es que no nos damos cuenta, al ser un movimiento poco abrupto. De ahí su tremendo éxito.

Es bochornoso ver la diferencia creciente entre ricos y pobres, pero sobretodo debido a estas prácticas nocivas. Evidentemente, ningún gobierno lo va a reconocer, pero este es uno de los factores que provoca un desequilibrio creciente entre ricos y pobres. En cambio, si dejaran de manipular los precios y redujeran los impuestos a la mínima expresión, la gente más sencilla tendría mucho más trabajo y los desequilibrios se reducirían.

Si vemos la rentabilidad de las acciones, bonos, letras, oro y dinero desde 1802 hasta 2012 en Estados Unidos, vemos como hasta la segunda guerra mundial los bonos (Bonds) y letras del tesoro (bills) ganaban dinero, no tanto como las acciones, pero eran muy rentables. A partir de entonces, con la manipulación de los depósitos y de los bonos su valor real casi no ha subido nada. Si hubieran seguido la tendencia histórica deberían valer por lo menos 10x veces más, dinero que por supuesto se ha quedado el gobierno americano mediante la inflación. He marcado con una línea roja lo que deberían valer aproximadamente los bonos sin el expolio del gobierno.

USA Long term Asset Class returns

Fuente: Stocks for the long run, de Jeremy Siegel.

Hoy en día nos pensamos que “this time is different”, y que los gobiernos pueden emitir deuda sin límite y aquí no pasa nada. Si no podemos pagar pensiones ni educación, “no pasa nada”, emitimos más deuda y crujimos a impuestos al contribuyente.

Pues no, esto no funciona así a largo plazo, ni hoy ni nunca en la historia. Puedes seguir este despilfarro incluso durante generaciones, pero tarde o temprano toca pagar.  Si no hay un equilibrio presupuestario y un nivel de impuestos muy bajo para la sociedad, los gobiernos acaban robando mediante inflación. Por ejemplo, Roma hizo lo mismo reduciendo el oro y plata de forma sibilina en sus monedas. Llegaron incluso a devaluar tanto su moneda, que exigían el cobro de impuestos con monedas de oro antiguas (que tenían más oro), y no con las que ellos mismos acuñaban.

Los gobiernos necesitan un equilibrio presupuestario y no hincharse a funcionarios y subvenciones. Unos impuestos bajos son lo que permite que el mundo privado, que es el único que genera riqueza, prospere, y que la gente sencilla prospere.

Si leemos un poco de historia, vemos como los gobiernos con déficits crónicos de todo el mundo acaban por impagar y no devolver un duro. Y esto ha pasado también en la antigua Grecia, al imperio Romano, al Imperio Bizantino.  Incluso toman medidas dramáticas: casos ilustres los tenemos con la expulsión de los judíos de Francia bajo Felipe IV en 1306: la monarquía estaba endeudada hasta las cejas y los expulsó, cuando por entonces eran de los principales banqueros internacionales, para no devolverles nada de lo prestado y encima expropiar todo su patrimonio en territorio francés. Lo mismo hizo con los templarios, los otros grandes banqueros de la cristiandad de entonces: los hizo quemar vivos en 1307 y también se quedó todas sus propiedades en Francia y no les devolvió ni un duro. Este mismo monarca (se lució) había dividido la iglesia católica y puso su propio papado en Francia. En fin, una joya de gobierno.

En los momentos más complicados, los gobiernos manirrotos en lugar de reformar y reducir drásticamente los gastos para cuadrar sus cuentas, lo que hacen es imponer niveles impositivos extremadamente duros a la población para mantener sus políticas de despilfarro. Además, la corrupción hace que lo recaudado del pueblo se lo quede una oligarquía siempre cercana al poder. Estas situaciones, si se perpetúan, hace que los países caigan en declive y pierdan todo su esplendor, sobretodo porque la gente se va a otra parte (los que pueden, que suelen ser los mejores) y los que no pueden no están en absoluto motivados a prosperar, puesto que cualquier vestigio de riqueza es expoliado. Estas políticas típicamente socialistas no son modernas, sino que se llevan desarrollando a lo largo de los siglos y milenios por los gobiernos de todo el mundo: desde que nació la humanidad tiene los mismos vicios y pasiones por el dinero y el poder.

Lo que no se ve es que cuando un país se endeuda sin límite y no pone fin a sus déficits, SIEMPRE acaba impagando. La pregunta es ¿tienen intención los estados occidentales actuales de devolver su deuda? Pues no. Y encima creen que no pasa nada (de aquí la burbuja). ¿Y qué sustenta esta burbuja de deuda soberana, en apariencia controlada? Como siempre, las falsas percepciones y la ciega confianza en el sistema. Supongo que la mayoría de lectores recordarán la crisis inmobiliaria. ¿Cuál era la percepción falsa que sustentó la burbuja?

“Los pisos nunca bajan”.

¿Y cuál es la percepción falsa que hay hoy en día respecto a la deuda soberana?

“Los gobiernos pueden endeudarse lo que quieran, nunca van a devolver el dinero, sólo renovarán los préstamos indefinidamente y no pasa nada. Así pueden pagar las pensiones, sanidad, educación,…”.

Los miedos actualmente van dirigidos hacia el mercado de acciones, el cual es muy volátil y es muy probable que siga subiendo en los próximos años, incluso mucho más de lo que la gente piensa, aunque con caídas importantes por el camino. Pero deberíamos vigilar muy de cerca la deuda soberana, puesto que es donde realmente hay mayores riesgos.

¿Y quién es actualmente el principal inversor de la deuda de gobiernos? Pues los planes de pensiones de gente que ha ahorrado durante toda su vida y no quiere “sorpresas” ni sobresaltos durante su jubilación. En fin.

Algunas reflexiones finales

  • El mundo se encuentra pagando los tipos de interés más bajos de la historia (últimos 5.000 años). Es algo inaudito y señala claramente una burbuja de dimensiones colosales que de estallar impactaría de forma brutal en muchos sitios.
  • Los gobiernos deben entrar cuanto antes en superávit reduciendo costes, lo que implica despedir a más del 30% de funcionarios y eliminar cualquier tipo de subvenciones SALVO las asistenciales.
  • Como no quieren perder las elecciones lo que hacen es subir los impuestos de forma draconiana y pasar la culpa al vecino (típica visión cortoplacista y poco patriótica). Incluso directamente roban al ciudadano con corrupción.
  • Se endeudan, ya que siguen despilfarrando. Y su deuda se acumula, junto con los intereses de la deuda.
  • Los gobiernos, a través de la Reserva Federal y Bancos Centrales manipulan los tipos de interés para pagar poquísimo en intereses. De otro modo, quebrarían. Pero llega un punto en que no pueden seguir bajando los tipos indefinidamente y se ven obligados a subirlos.
  • La subida de tipos les produce un shock en sus presupuestos, y en lugar de recortar en funcionarios y gastos públicos, siguen subiendo impuestos y haciendo promesas absurdas (como la renta mínima que propone Podemos en España, ¿no han leído nada de historia???). Pero suelen pasar una frontera que hace que cada vez que los suben recauden menos (curva de Laffer). Aún así, siguen haciéndolo de forma estúpida (miren las subidas de impuestos en Grecia o España…).
  • Los activos inmobiliarios sufrirán, ya que al subir los tipos de interés cada vez las hipotecas serán más caras y costará mucho más endeudarse. Además, pondrán impuestos sin precedentes a la propiedad (IBI) y al de sucesiones y donaciones (esto ya ha ocurrido en España, pero empiezan a hacerlo en Reino Unido y Estados Unidos).
  • La gente no querrá invertir, tendrá miedo y acumulará dinero en efectivo. Esto aún empeorará más las cosas.
  • Los tipos de interés al 0% provocan que los pensionistas que cobran intereses de la renta fija pasen a no cobrar nada o a perder bastante capital. Esto será especialmente duro para fondos de pensiones basados sobretodo en renta fija (son la inmensa mayoría). Siendo los pensionistas una de las franjas con mayor consumo, se les priva durante la vejez de recursos vitales.
  • Las pensiones públicas quebrarán, y por lo tanto deberán volverse a reformar. En lugar de hacerlas 100% privadas o con un modelo mixto, marearán la perdiz para no reformar de una vez el sistema (en España las pensiones han quebrado varias ocasiones, pero lo esconden bajo el nombre de “reforma de las pensiones”. La última fue hace muy poco (2011). Y con cada quiebra, nuevos impuestos y menores prestaciones).
  • Cuando se desata una crisis de deuda soberana, los activos que mejor la capean son las acciones y en parte las materias primas.
  • Por culpa de la inflación (expolio de los gobiernos) los pobres son cada vez más pobres ya que raramente tienen inmuebles o acciones. Sin embargo, los ahogan a impuestos, siendo el IVA especialmente nocivo. Así que la desigualdad NO se elimina masacrando a impuestos a los ricos, todo lo contrario, se elimina reduciendo el peso del estado a la mínima expresión, dejando florecer las empresas, que a la postre dan trabajo. Es muchísimo mejor para la franja más pobre tener un trabajo que una subvención, ya que el primero proporciona autoestima, aprendizaje e inserción social. Con una subvención, te vuelves vago, no aprendes, se destruye tu autoestima y sólo vives para ver qué te dan, en lugar de vivir para ver qué puedes tu OFRECER a la sociedad.

__________________[1] Medida estadística en la que mide el promedio de beneficios empresariales de un país o sector durante los últimos 10 o 15 años y los divide por su capitalización bursátil.

[2] La emisión de dinero o deuda nueva que NO circule, NO genera inflación. Esto lo hemos visto con los rescates bancarios en los que el dinero que se le daba a la banca, en lugar de prestarlo para que circulara, se lo quedaron, y no generó la inflación que deseaban.
By | 2018-03-14T23:42:05+00:00 septiembre 9th, 2015|Newsletters|7 Comments