El método BISSAN

¿Sabes cuál será la próxima burbuja en estallar?

¿Sabías que cuando los bancos vendieron las preferentes había auténticas listas de espera para comprarlas? ¿Te acuerdas de cómo recientemente todo el mundo decía que el precio de los pisos nunca bajaría? ¿Y cuando aparecieron por todos lados tiendas de “Compro ORO”? A finales de 2014 vimos como el precio del petróleo se desplomaba causando estragos en el sector energético.

La historia está repleta de episodios similares, como la manía de los tulipanes en Holanda del año

1636, o más recientemente, la burbuja de las empresas punto-com del año 2000 o el crecimiento explosivo de la nueva moneda electrónica bitcoin y su posterior declive.

Todos estos ejemplos son casos de burbujas que, tras un periodo más o menos prolongado de euforia, acaban estallando y mermando severamente el patrimonio de millones de familias. Lo curioso de las burbujas es que son extremadamente difíciles de detectar antes de su debacle.

“El peor enemigo del inversor
probablemente sea él mismo”

Benjamin Graham

Inversor y creador del Value Investing

El comportamiento humano es la principal causa de la formación de burbujas especulativas, tanto en su fase de gestación, repleta de grandes dosis de avaricia, como cuando estallan y todo el mundo es presa del pánico. A la hora de diseñar el Método BISSAN hemos analizado en profundidad el comportamiento humano para que las

burbujas nos afecten lo mínimo posible. Por supuesto, no las evitaremos, pero sí tendremos un plan alternativo.

Los tres pilares del Método BISSAN (orden, objetivos e inversión) están especialmente diseñados para controlar las emociones.

Orden

en tus finanzas para definir tus objetivos

Para construir un edificio es necesario empezar por unos buenos planos. Del mismo modo, la mejor forma de gestionar tu patrimonio familiar consiste en empezar poniendo orden:

  • Se crea un balance, una cuenta de resultados y un presupuesto familiar.
  • Se realiza un chequeo de entidades financieras. Cada una es buena en su campo.
  • Se exponen métodos para simplificar la gestión del día a día sin sobresaltos.
  • Se explican trucos para ahorrar.
  • Analizamos la estructura patrimonial para ver si está equilibrada.
  • Se analizan todos los seguros y vemos si faltan o sobran. También analizamos si las coberturas son las adecuadas o no.
  • Y mucho más…

Esto supone enormes ventajas:

  • Se tiene una visión de conjunto.
  • Al poner orden se hace limpieza de muchos productos y servicios que realmente no necesitas.
  • Más de la mitad de los clientes empiezan a ahorrar mucho más, puesto que son conscientes del enorme impacto que tiene un ahorro sostenido, mes a mes, año tras año, en la consecución de sus objetivos.
  • Con las finanzas en orden podemos definir de forma realista los objetivos a marcar en el futuro.

Objetivos

de vida para ti y tu familia

Un barco sin rumbo va allá donde le lleve el viento. Y esto no es lo que queremos para nuestros clientes. Con unos objetivos claros y razonables enfocamos el futuro de otra manera:

  • Cada objetivo tiene una fecha de finalización. Hay objetivos a corto, medio y muy largo plazo.
  • Nos obligan a priorizar: concentramos las fuerzas allá donde son más necesarias.
  • Se mide su evolución, lo que te ayuda a introducir cambios si fuera necesario.
  • Vemos si son realistas o no: a veces es necesario cambiar tu ritmo de vida, cambiar la distribución de tus inversiones o ambas.
  • Cuando hay crisis ayudan a mantener tu cabeza fría y marcan una dirección a seguir.
  • Reducen tu estrés ya que obtienes una enorme sensación de control.
  • Con tus finanzas en orden y tus objetivos bien definidos podemos empezar a invertir.

Inversión

para lograr tus objetivos

¿Sabes qué rentabilidad histórica han obtenido los inmuebles, acciones, bonos, letras y materias primas?

“Los que no recuerden su historia están condenados a repetirla”

Jorge Santayana

Antes de empezar a invertir es necesario que sepas cuáles son los posibles beneficios y principales riesgos de cada tipo de activo. El principal riesgo psicológico que queremos evitarte son las excesivas o reducidas expectativas en torno a las rentabilidades. A menudo se toma como referencia el último año, quizás los 3 últimos. Raramente más. Y casi nunca se tiene en consideración la inflación, que es el principal enemigo de tu dinero.

A continuación, repasaremos la rentabilidad real de los principales activos en los que puedes invertir, una vez descontada la inflación.

Acciones, bonos y letras del tesoro

Utilizaremos las rentabilidades de los últimos 115 años suponiendo una cartera globalizada. El mejor activo, y con diferencia, han sido las acciones, con rentabilidades reales del 5,2% anual, seguidos por los bonos al 1,9% real y las letras al 0,9%.

Si un cliente piensa ganar en acciones más del 5,2% real al año en promedio en estos próximos años le advertimos de que es excesivamente optimista. Y los objetivos que nos hemos marcado con él no incluyen rentabilidades por encima de las medias históricas. Lo mismo ocurre a la inversa, después de una grave caída bursátil, le decimos que las rentabilidades históricamente son positivas, cuando el cliente cree que próximamente va a perder dinero.

Credit Suisse Global Investment Returns Yearbook 2015
Credit Suisse Global Investment Returns Yearbook 2015

Inmuebles

No hay prácticamente bases de datos históricas con precios de inmuebles con más de 100 años, salvo la de Robert Shiller, premio Nobel de economía. Sus datos son solamente de Estados Unidos y sin uso de deuda.

Las conclusiones son contundentes: a duras penas un inmueble gana más que la inflación, salvo si se alquila, en cuyo caso pueden llegar al 2% real, descontados impuestos, reparaciones y rehabilitaciones. Esto implica que ofrecen rentabilidades similares a las de los bonos, aunque con muchísima menor liquidez y menor diversificación.

En España las rentabilidades han sido algo mayores, debido principalmente a que los políticos no han liberalizado el mercado del suelo, lo que deriva en subidas en precios. El negocio está en la recalificación de terrenos. Pero aquí las tasas e impuestos son más elevados, dificultando las rentabilidades finales.

Materias primas

En BISSAN somos capaces de valorar activos que producen rentas, como una acción

que genera dividendos o un bono que genera cupones. Sin embargo, las materias primas no dan dinero, sólo se compran o venden según la oferta y demanda del momento. Por este motivo no nos gustan.

Adicionalmente, no generan a largo plazo mayor rentabilidad que la inflación y encima tienen una volatilidad enorme. Son el plato preferido de muchos especuladores. Y no solemos recomendarlas. Por ejemplo, si nos fijamos en el oro, una de las principales materias primas que además tiene un uso como valor refugio en momentos de crisis, su rentabilidad real en los últimos 125 años ha sido del 0,7%, menor a la de las letras del tesoro, y eso que aún hoy tenemos precios históricamente elevados.

En resumen

El mejor activo a largo plazo son las acciones, por encima de bonos, letras, depósitos, inmuebles y materias primas.

Una vez que sabemos qué tipos de activos existe para invertir, podemos empezar a asignar una parte del patrimonio a cada uno de los objetivos que hemos decidido anteriormente.

Precio vivienda USA
Gráfica oro - dólar

El Método BISSAN utiliza principalmente técnicas de Asset Allocation y Value Investing para invertir el dinero de nuestros clientes:

  • Tenemos expectativas realistas de lo que se puede ganar en inmuebles, acciones, bonos, letras o materias primas.
  • Para cada objetivo se asigna una distribución distinta de activos y de ahorro. Así pues, una misma familia tendrá múltiples objetivos con múltiples carteras de activos y objetivos de ahorro.
  • La inversión en renta variable se basa en Value Investing, una de las metodologías de inversión de mayor éxito. Sin embargo, requiere gran disciplina y perseverancia, algo que con el Método BISSAN es plenamente alcanzable.
  • Invertimos sobretodo a través de fondos de inversión para obtener ventajas fiscales para el pequeño y gran inversor.
  • No hacemos previsiones del futuro ni del mercado ni de nada. Sabemos por experiencia que no sirven (excepto para vender productos que no siempre son los más indicados).
  • No especulamos ni hacemos trading.
  • Creemos que invertir en acciones de buenas empresas es la mejor forma de mantener y ganar nuestro patrimonio a largo plazo. La mayoría de las grandes fortunas se crearon con empresas de éxito.
Servicios

¿Cómo llevamos a la práctica el Método BISSAN?

Servicios

Primera visita gratuita y sin compromiso

+34 937 687 532

o rellena este formulario y nos pondremos en contacto contigo