Se sorprendieron de que no recomendara planes de pensiones

Se acerca el fin de año y todo el mundo está pensando ya en regalos, juguetes, los Reyes Magos y las fiestas en familia. ¡Ah, y en poner mis 8.000 € en un plan de pensiones (5.000€ en el País Vasco), que así me desgravo mucho dinero en la renta!

Prepararnos para la Navidad es una cosa, y prepararnos para la jubilación, otra. Este puente de la Purísima, hablando con familiares y amigos, me decían “¿Y no recomendáis comprar Planes de Pensiones?” Se extrañaban algunos. La verdad es que no, y no lo decimos por decir, lo dicen los números. Cada caso hay que analizarlo de forma individual, pero por lo general la gente invierte en un plan de pensiones con fines fiscales, pero luego, cuando lo rescatas, debes pagar por el 100% como rentas del trabajo, tanto capital como plusvalías (de haberlas). Este factor, que es pan para hoy y hambre para mañana, puede suponer un pago enorme en impuestos en el futuro, sobretodo para quienes tienen más de 8 años en adelante para jubilarse y sus planes de pensiones realmente son buenos y ganan dinero. Si te faltan pocos años para la jubilación, digamos 4 o menos, esta medida fiscal es neutra financieramente.

Jubilarnos será el mayor esfuerzo financiero común que va a existir en España en los próximos 20 años. Pensemos que la jubilación durará en promedio entre 15 y 30 años, y muy posiblemente más. Y se está afrontando mal, rematadamente mal. Y esto va a provocar un gran sufrimiento cuando exista mayor necesidad económica. Pensar que con la pensión pública y un plan de pensiones es suficiente, es un craso error.

Siguiendo la conversación con familiares y amigos, decían “tu no puedes estar seguro de que tus hijos te cuiden cuando te hagas mayor. Antes las familias tenían 4 y 5 hijos y siempre había uno o varios que se ocuparían de sus padres. Pero hoy en día, con sólo un hijo, máximo dos, tenemos muchos números de que acabemos en una residencia cutre, puesto que las buenas son muy caras”.

Todo se está conjugando en contra de una jubilación tranquila, y si bien antes con la jubilación pública era suficiente ya que para un gran espectro de la población cubría el 80% de su salario, ahora cada vez hay más autónomos, profesionales liberales, empresarios y ejecutivos que con la pensión pública no va a cubrir su nivel de vida y ni siquiera mantener su poder adquisitivo. Y cada vez se suele tener menos hijos, por lo que los padres no quieren depender de ellos cuando se sean mayores y tengan más cuidados médicos, donde las ayudas públicas serán menores y los gastos médicos mayores.

La sanidad es uno de los sectores con una inflación más elevada. Sencillamente, la Seguridad Social dejará de ser universal, o simplemente una gran cantidad de tratamientos no se podrán hacer. Los estados van a tener pocos recursos, y cuando hay escasez, ¿a quién los destinas, a la gente joven o que está trabajando, o a la gente mayor? Puede parecer extraño, pero si las arcas de un país como España están completamente vacías, va a existir prioridad en la asignación de recursos. Hoy no, quizás en 5 años no por ser políticamente incorrecto, pero en 20 seguro que lo habrá. Y tengamos claro que serán los niños, jóvenes y los adultos en edad de trabajar los que reciban preferencia por los escasos recursos puesto que serán el futuro del país, y no los ancianos, por muy duro que parezca.

Al pensar en la jubilación es necesario tener una visión global de todo tu patrimonio: activos financieros, inmuebles, empresas, alquileres, dividendos, necesidades de liquidez año tras año y capacidad de ahorro, si fuera necesaria. Por ello, hacer una aportación al plan de pensiones y pensar que se está cubriendo el objetivo de la jubilación es como hacerse trampas al solitario: la gran mayoría de personas sabe que son productos de campaña. Pero el culpable es nuestro cerebro, que nos hace estas jugadas pues tenemos la tendencia natural a postergar la toma de decisiones. Precisamente esto es lo que se pretende evitar al realizar un plan global: saber de qué recursos disponemos, tener unos objetivos definidos y crear una estrategia para lograrlos. Esta es la única forma de procurar tener una jubilación en línea con nuestro nivel de vida. Pensar en que el Estado cubrirá nuestras pensiones y que con una asignación de 8.000€ al año al Plan de Pensiones es suficiente, es un craso error.

Lo que se necesita es un buen plan.

By | 2018-12-12T20:00:45+00:00 diciembre 12th, 2018|Actualidad, Blog, Opinión, Planificación financiera|0 Comments