Cómo ejecutar con éxito tu Planificación Financiera de la forma más económica, rápida y rentable

De nada sirve poder ofrecer a nuestras Familias la mejor Planificación Financiera si al mismo tiempo no va acompañada de una metodología de inversión que genere excelentes resultados a largo plazo.

Nuestro Método BISSAN es líder en Planificación Financiera en España, que une nuestra enorme experiencia en planificación con tecnología puntera de última generación (Cash Flow Risk Management ®). Pero el Método BISSAN realmente es excelente ya que también es capaz de generar rentabilidades a largo plazo muy por encima de la media de la banca privada en España. En el periodo 2010-2020 hemos sido capaces de generar un promedio del +102,6% para nuestras familias, y se trata de dinero real invertido, no una simulación de rentabilidades de nuestros mejores fondos.

Se trata de la perfecta unión entre una excelente Planificación Financiera con unas excelentes rentabilidades para nuestras Familias.

En este Newsletter explicaremos cómo los nuevos Fondos BISSAN, ya aprobados por la CNMV, están especialmente diseñados para ejecutar el brazo inversor del Método BISSAN de la forma más eficiente posible. Sus ventajas son enormes en todos los sentidos, tanto en gestión del riesgo, menores costes financieros, fiscalidad, mayor velocidad de ejecución, y otros tantos que veremos.

Pero sobretodo, supone por primera vez la creación en España de fondos especialmente diseñados como piezas de Lego® para poder materializar cualquier Planificación Financiera para nuestras Familias. De hecho, la Planificación Financiera es similar a los planos para construir una casa a medida para cada Familia, y las piezas de Lego® son los Fondos BISSAN, que, como ladrillos, se combinan de distintas formas y sirven tanto para construir estudios de 30m2 como mansiones con jardín. Es impresionante.

Creo que se trata de una pequeña revolución en las finanzas familiares en España que me encantaría compartir contigo.

El origen del Método BISSAN

Muy pronto nos dimos cuenta de que el principal factor de éxito a la hora de invertir es el comportamiento humano. En 2010 sólo hacíamos Planificación Financiera a una parte de las Familias. Pero al poco tiempo de empezar a invertir, en 2012 vino una corrección del -50% en la bolsa española, donde por entonces teníamos invertido más del 80% de nuestro capital al ser el mercado que, con diferencia, conocíamos mejor. Eso fue brutal, más duro incluso que la caída de 2008 de Lehman Brothers de los mercados internacionales, que no llegó a tal debacle.

Las Familias que tenían hecha una Planificación Financiera, aunque por entonces era poco sofisticada pero muy completa, no vendieron en momentos de pánico. En cambio, las Familias que no hicieron Planificación Financiera y habían invertido solo para “poner el dinero a trabajar”, en su mayoría vendieron en mínimos. Luego, en poco menos de un año recuperamos toda la bajada para acabar ganando dinero en 2012. Y para muchas que sí hicieron Planificación Financiera además aprovechamos y compramos más en mínimos, algo que resultó ser súper rentable.

Esto supuso un momento durísimo y una enorme reflexión. De nada servía tener una buena metodología inversora (superábamos a los índices en más del 3% al año) si luego las familias malvendían en momentos de pánico. Es más, desde entonces no quisimos trabajar para Familias que no quisieran hacer previamente nuestra Planificación. En ocasiones hemos preferido no trabajar con familias que solo querían invertir para ganar dinero buscando rentabilidades rápidas sin hacer la debida Planificación. Así pues, nos lanzamos a mejorar de forma extraordinaria la tecnología y el proceso de nuestra Planificación Financiera, puesto que era un factor más decisivo a la hora de tener éxito en las inversiones, por encima de nuestras propias estrategias de inversión.

Planificar bien nos permite invertir bien

A mucha gente, cuando oye por primera vez nuestro Método BISSAN y les explicamos cómo funciona una Planificación Financiera made in BISSAN, piensan que esto son cosas que no necesitan, puesto que ya tienen las cosas más o menos organizadas (llegan bien a fin de mes, ahorran, pueden gestionar un imprevisto, etc). Pero evidentemente la Planificación es mucho más que eso. Se trata de generar la reflexión para visualizar las necesidades, metas e ilusiones a futuro y nuestro trabajo es poder traducir eso en estrategias de inversión claras y comprensibles. Creo que menos de un 10% de las Familias lleva de forma natural un nivel similar al que hacemos. Y no es que lo que hacemos sea complicado, que no lo es (de hecho, es y debe ser sencillo), sino que es laborioso, y de ahí que pocas Familias de forma espontánea lo adopten. Estar bien no es solo no tener problemas, se trata de tomar las mejores decisiones en cada momento.

Tenemos directores financieros que tienen extensísimos conocimientos en finanzas que también son clientes de BISSAN. Dado que la Planificación genera una gran reflexión, es para ellos una segunda opinión, un frontón en el que contrastar de forma profesional sus finanzas familiares.

Así pues, la Planificación Financiera es útil y necesaria para todo tipo de Familias.

Lo importante, en realidad, no es solamente la paz mental que produce tener las finanzas familiares bien dirigidas, sino en poder obtener unos resultados financieros superiores, cosa que tampoco es tan fácil con el paso de los años.

Qué entendemos por riesgo

La percepción habitual del riesgo es que es lo mismo que la volatilidad. Por ejemplo, las acciones son arriesgadas, y los depósitos no, ya que aquellas pueden caer un -50%. Y es una definición correcta desde un punto de vista financiero y de gestión patrimonial para inversores institucionales o cuando el horizonte temporal del análisis es a corto plazo.

Pero para las Familias esta es una definición errónea y que desgraciadamente nos lleva a invertir mal, sobretodo a largo plazo. La industria de la banca privada desgraciadamente segmenta a las personas por perfiles de riesgo en función de la volatilidad y a partir de ahí, el cliente tiene una rentabilidad “objetivo”. Debido a ello los resultados son de regulares tirando a malos. El problema es que la industria enfoca mal el riesgo para las familias (aunque lo hace muy bien para inversores institucionales).

Popularmente creemos que a mayor riesgo, mayor rentabilidad, y viceversa. Es un concepto intuitivo y hasta tiene sentido, pero solamente para el inversor institucional y para las familias que consideran que el mundo termina el 31 de diciembre y vuelve a empezar el 1 de enero. Pero las familias que hacen planificación afloran objetivos a lo largo de todo su ciclo vital e incluso en ocasiones intergeneracional, por lo que pensar a un año vista no tiene ningún sentido.

Si partimos de la base de que la renta variable global y bien diversificada tiende a subir a largo plazo, se genera la paradoja de que siendo volátil, el riesgo de pérdida de capital se reduce a medida que se amplía el plazo de la inversión. Desde el punto de vista patrimonialista, es el activo que menos riesgo tiene. Evidentemente, quien invierte por el hecho de ganar dinero y evaluar la inversión a 31 de diciembre, esto nunca lo entenderá. En esta newsletter lo explicamos con más detalle.

Desde el enfoque de la Planificación Financiera, BISSAN considera que el riesgo consiste en no disponer del dinero cuando lo necesitas. Entender el riesgo de esta forma, y no confundirlo con la volatilidad, es la base de todo el Método BISSAN y el primer escalón para obtener unos resultados superiores a la media. Es lo que llamamos Cash Flow Risk Management® (control de riesgo basados en los flujos de caja).

Aunque nuestras inversiones tras una corrección bursátil fueran de -35%, nos debería importar muy poco si tienes cubiertos todos tus pagos de los próximos años. De hecho, el principal riesgo es que estés forzado a malvender por motivos económicos (hay una crisis y necesitas el dinero) o por motivos psicológicos (no puedes soportar las pérdidas y no duermes por las noches).

Por ello, para evitar el principal riesgo (malvender) es perentorio conocer desde un primer momento todos los pagos que tendrán nuestras Familias desde hoy hasta que cumplan 105 años. No prever por anticipado estos pagos es de verdad arriesgado. En cambio, si te anticipas y los conoces, cuando nuestras inversiones caen nos lo tomamos como una enorme oportunidad para ganar más dinero. Allí es cuando solemos invertir muy fuerte en momentos de crisis, ejecutando el Protocolo Pólvora, que veremos después.

Es obvio que es imposible anticiparnos a todo, y menos a tan largo plazo. Pero es como un buen capitán de barco. Tiene un cuaderno de bitácora y más o menos prevé lo que hará el mar, pero la realidad de los vientos y tormentas acaba por hacerle modificar en muchas ocasiones sus plantes. Y no pasa nada. Por ello, revisamos trimestralmente la Planificación, para ir adaptándonos al futuro, previéndolo, poco a poco, hasta donde se pueda.

El proceso único de nuestro Método BISSAN para cubrir los pagos de los próximos 5 años se llama Blindaje.

Por qué queremos Blindaje

El Blindaje es la principal medida de seguridad de las Familias y es lo que nos permite asegurar el dinero 5 años vista antes de cada pago. La segunda gran medida de seguridad es disponer de las tan necesarias cuentas de reserva para cubrir gastos de 6 o 12 meses en el caso que nadie de la Familia tenga ingresos.

Para Blindar aparcamos el dinero previsto para pagos a 5 años en activos muy seguros (depósitos diversificados internacionalmente o renta fija a muy corto plazo) en el que no esperamos ganar dinero. De hecho, estamos dispuestos a dejar de ganar dinero para tener la certeza de poder llevar a término los pagos de nuestra Planificación Financiera con total tranquilidad. Es como quién contrata un seguro de accidentes: estás dispuesto a pagar una prima para disponer de un dinero en caso de necesidad. Por otro lado, el coste de oportunidad que supone esta cobertura se compensa de sobra con la inversión en renta variable para el dinero que se necesita a más de 5 años.

En los siguientes gráficos se explica el proceso de Blindaje y cómo necesitamos saber todos los ingresos y gastos de una Familia desde hoy hasta sus 105 años identificados a través de sus objetivos vitales durante la Planificación Financiera.

Empezamos con un caso sencillo, la compra de un coche de 30.000€ dentro de 8 años:

Blindar el coche significará que 5 años antes del pago dejaremos dinero en activos de muy poca volatilidad, incluso con rentabilidad negativa (estamos en entornos de tipos de interés negativos).

Si seguimos con el ejemplo, debemos saber en base a los objetivos de la Planificación Financiera dónde y de qué importe serán todos los ingresos en el futuro:

Finalmente, lo que hacemos es Blindar cada uno de los pagos y de este modo, el dinero que tenemos que nos sobre lo podemos invertir a largo plazo de forma eficiente. Como vemos, hay momentos en la historia familiar en el que el Blindaje de muchos pagos se superponen. Esto implicará un incremento sustancial del Blindaje y por lo tanto será momentos en los que será necesario ser más cauto. Pero todo hecho con cálculos y proporciones, no en base a un test artificial que te mide el nivel de riesgo. ¿Una cartera que tenga un 60%-70% en renta variable pero que incluya el blindaje de los pagos que tiene la Familia en los próximos 5 años es arriesgada? En BISSAN creemos que es una cartera que genera mucha tranquilidad.

Otra ventaja de este análisis es que permite incluir flujos de caja positivos (en verde) tales como alquileres, dividendos, venta futura de algún inmueble, rentas periódicas, etc; por lo que se integra al análisis TODO el patrimonio familiar (inmobiliario, empresarial, financiero).

¿Por qué usamos 5 años para el Blindaje y no 3 u 8 años?

Esta pregunta es clave para entender lo que hacemos con el Blindaje. Todo el proceso de Planificación y Blindaje consiste en el control del TIEMPO. Esto es importantísimo. La mayoría cree que hemos de controlar lo que se gana o pierde. Esto es muy difícil, y una tarea hasta cierto punto fatua. Pero lo que casi nadie hace es controlar los tiempos. Los Tiempos de tu Familia. De hecho, quien tiene el control del tiempo gana sistemáticamente. ¿Y cómo se traduce esto en 5 años de Blindaje?

Tomamos una distribución de activos a largo plazo un 80% en acciones y un 20% en Pólvora. Esta es una distribución muy habitual en Familias que han Blindado primero todos sus pagos. En el siguiente gráfico de caídas desde máximos (gráfico de drawdowns) podemos apreciar que el principal factor que podemos dominar es el tiempo. Este gráfico es muy potente puesto que mide sólo las caídas de los mercados. Sabemos que a largo plazo los mercados internacionales en acciones suben. Pero muy a menudo sufren fuertes correcciones. La clave está en analizar estas correcciones para responder a la pregunta: ¿cuánto tiempo tardaremos en volver a máximos después de una corrección en los mercados?

Vemos que cada vez que hay una corrección del mercado superior al -15% éste tarda menos de 5 años en volver a máximos y recuperar las pérdidas en su totalidad, cualquiera se trate la crisis. Salvo, claro está, el crack de 1929.

Justo por debajo de las fechas vemos líneas en verde o rojo que reflejan correcciones importantes del mercado y el tiempo en el que el mercado estuvo en negativo hasta llegar otra vez a máximos. En verde apreciamos duraciones menores a 5 años, en rojo duraciones superiores a 5 años. Así pues, dentro de una inversión a largo plazo, mientras podamos evitar cracks del estilo de 1929, en menos de 5 años recuperamos cualquier caída. El plazo promedio en los últimos 200 años está en 2-3 años. Y aquí surge la cuestión:

¿Cómo evitar un crack como el de 1929?

Para resolver esta pregunta antes hemos de tener claro cuáles son los principales destructores de riqueza.

El principal destructor de riqueza, con diferencia, es el comunismo (no confundir con social-democracia). Esto lo hemos dicho muchas veces y pensamos que es el mayor destructor no sólo de riqueza, sino de vidas civiles y civilizaciones enteras. El siglo XX se enfrentó al comunismo y pudo derrotarlo en algunas ocasiones, en otras simplemente éste colapsó por no ser viable en el mundo real. Su poder de persuasión es enorme y hay que estar muy alerta.

El comunismo suele tener periodos de hiperinflación, a pesar de que sus dirigentes se esfuerzan en controlar todo, incluidos los precios de los salarios, alquileres, comida, sin éxito. Las fuerzas del mercado, que somos todos, acaban por imponerse siempre.

Venezuela, que es un país con excelentes posibilidades y el que tiene mayores reservas de petróleo del mundo (¡!), los comunistas la han sumido en la mayor de las pobrezas en tan sólo 15 años. Todos los intentos por quitarse a los comunistas del medio han sido en vano. Más abajo vemos como un pollo de 2,4 kilos cuesta 14.600.000 bolívares y su población en los cuatro últimos años ha adelgazado más de 8 kilos de peso de media por persona (¡!).

El segundo mayor destructor de riqueza es la guerra, aunque no tan severo como el comunismo. Aunque parezca mentira, una guerra produce un nivel de destrucción de riqueza inferior al del comunismo (incluido el cómputo de muertes civiles). Si estás en el bando perdedor, la ruina es abrumadora, pero en pocos años, terminada la guerra se suele recomponer con relativa velocidad, generalmente de 5 a 15 años. Por ejemplo, después de la segunda guerra mundial Alemania, con ayuda Aliada, recompuso su país en tan sólo 7 años, lo que se denomina el milagro alemán. En España, se tardaron más años después de la guerra civil en recuperarse económicamente, pero enseguida se volvió a la senda del crecimiento. En cambio, el problema del comunismo es que una vez se instala, tarda entre 20 y 70 años en colapsar o desaparecer.

El tercer gran destructor de riqueza son las burbujas especulativas. Gracias a Dios no hay muertos ni destrucción como en los dos primeros casos, pero son tremendamente peligrosas ya que engullen a la mayoría, igual que en los dos primeros casos.

Nuestra tarea como asesores a la hora de invertir es estar en guardia con relación a estas tres amenazas, todas ellas muy reales y activas, debido a su enorme poder destructivo. Ignorarlas nos podría salir muy caro. Por ello, cuando invertimos es recomendable hacerlo con una visión internacional y huir de países y entornos comunistas/pseudo-comunistas, guerras y burbujas especulativas.

En relación con las burbujas especulativas, generalmente se caracterizan por la aparición de un clímax en los precios. En la parte final del recorrido alcista, suele hacer una pausa y de repente arranca con la mayor virulencia. Esa es una señal bastante inequívoca de que estamos cerca del final.

Por ejemplo, en el crack de 1929, un año y pocos meses antes del máximo el mercado había crecido un +100%. Por eso, cuando hoy veo a gente que dice que la bolsa está en burbuja, soy incapaz de ver la burbuja por ningún lado. Otra cosa es que ciertos sectores bursátiles, como tecnología, sí que tienen un comportamiento de burbuja. Pero el mercado en general no tiene precios de burbuja. Además, una burbuja, cuando estalla, implica una caída de cerca del -75% al -95% desde máximos. En cambio, correcciones del -30% o -40% sí que nos las encontraremos a menudo, pero se resuelven relativamente rápido (ya hemos visto que con un máximo de 5 años, normalmente mucho menos).

Disciplina

A veces el mercado bursátil o inmobiliario funcionan muy bien y hay la tentación de usar el dinero que tenemos en Blindaje, o peor aún, el de nuestras cuentas de reserva. Pero esto es un craso error, ya que generalmente cuando más uno se siente tentado a usarlo es después de grandes subidas en bolsa, criptos o inmobiliario y previo a fuertes correcciones.

Así pues, la disciplina en el Blindaje nos garantiza nuestra paz mental para invertir bien. Una vez hemos dejado aparcado todo el dinero necesario para cubrir cuentas de reserva y Blindaje, luego podemos invertir a largo plazo.

Largo Plazo, el motor de la inversión

Con lo que podemos invertir a Largo Plazo hemos de procurar obtener la mayor rentabilidad razonablemente posible. Por supuesto, nos abstenemos de apalancamiento con deuda y derivados con fines especulativos. Nuestras Planificaciones Financieras se basan en que seremos capaces de generar a largo plazo entre un 3% y 4,5% de rentabilidad anual para nuestras Familias, algo que consideramos es factible. No necesitamos ni +10% ni +20% anuales. Si así fuera, nuestro plan fracasaría muy a menudo ya que deberías especular excesivamente y asumir riesgos absurdos, cosa que ni queremos ni es deseable.

Así pues, cabe preguntarse ¿cuáles son los principales activos que a lo largo de la historia han dado mayores frutos?

En el siguiente gráfico podemos apreciar que son las acciones el principal vehículo de inversión de las familias con mayor éxito económico. Pero en segundo lugar, y no se aprecia en el gráfico, consiste en la inversión en activos inmobiliarios en zonas prime, tanto si son viviendas, oficinas, comercio o logística.

Así pues, nuestra principal porción a largo plazo en activos financieros será en acciones, previo proceso de Blindaje. Esto lo combinaremos también con la compra de activos inmobiliarios de calidad, para diversificar a largo plazo.

La estrategia a Largo Plazo estará fundamentalmente diseñada para tener acciones, aunque también es factible tener otro tipo de activos con fuertes rentabilidades en ciertos periodos del ciclo económico, como son el oro y materias primas, pero en menor proporción.

En relación a todo lo invertido que no sea Blindaje, no lo invertiremos todo en acciones sino que siempre dejaremos una pequeña porción aparte, que denominaremos Pólvora, que supone otro nivel más de gestión del riesgo (en este caso, aprovechando la volatilidad).

¿Por qué queremos Pólvora?

La Pólvora forma parte central de nuestra inversión a largo plazo. Se trata de una parte del patrimonio que está invertida en renta fija a medio y largo plazo, donde se puede tener incluso cierta exposición a divisas. Por un lado, reduce en cierta medida las caídas del mercado, que son muy abundantes. Al mismo tiempo, una vez el mercado corrige usamos esta Pólvora seca para comprar más acciones. Así pues, nuestras Familias, en lugar de malvender, compran con dinero que ya tienen previamente previsto para estas ocasiones. El hecho de tenerlo ya preparado te predispone psicológicamente a ver las caídas como una oportunidad y no como un desastre. Se trata de estar “al otro lado de la mesa”: cuanto todos venden desesperados, nuestras Familias compran con prudencia.

El Protocolo Pólvora es el mecanismo que usamos para ejecutar las compras, y tiene varios escalones en función de la severidad de la caída. Para caídas de cierta entidad, normalmente del -15% desde el último máximo, se activa. Y sigue usando la Pólvora con cada nuevo escalón de caídas, de un total de tres. El último se ejecuta con caídas superiores al -35%.

En el gráfico de drawdowns visto previamente superponemos nuestro Protocolo Pólvora.

Es interesante ver que cada 4 años se ejecuta el Protocolo Pólvora, más o menos. Además, su ejecución se basa en los precios que marcan los índices, y no en lo que tiene cada Familia. Esto es así puesto que es el mercado, en su conjunto, lo que determina los momentos de compra ya que emite señales más claras. Por ejemplo, a veces nuestras caídas son menores a los mercados, aún así compramos ya que vale la pena hacerlo. A veces caemos más, pero no conviene anticiparnos. Dejemos que sea el mercado quién nos guíe.

Una excelente Planificación Financiera

En BISSAN estamos constantemente mejorando lo que entendemos que debe ser la mejor Planificación Financiera en España. Es lo que querríamos para nosotros y nuestras Familias.

Actualmente, nuestros informes financieros suponen un enorme avance respecto al típico informe en el que simplemente se muestran resultados financieros sin un contexto realmente global de cada Familia a lo largo de todo su ciclo vital. Hemos invertido muchísimo esfuerzo, dinero y cerebro en ofrecer a las Familias para las que trabajamos una poderosa herramienta que unida a un trato totalmente personalizado permita trazar el mejor plan para cada una de ellas. Queremos que puedan cumplir sus proyectos y sueños, y que sean razonables e ilusionantes.

De hecho, con el Método BISSAN podemos tener un poderoso diagnóstico de nuestras finanzas familiares y trazar un presupuesto vital para ver qué es lo que va a ocurrir en el futuro en base a nuestras decisiones actuales. Obviamente, el futuro nunca será como pensamos, de otro modo todo sería muy aburrido. Pero nos permite tener claros posibles escenarios para tomar las mejores decisiones posibles y adaptarnos en cada momento a los cambios e imprevistos. El año 2020 ha sido una prueba de fuego para nuestro modelo.

Nuestros informes de Revisión Periódica que enviamos trimestralmente incorporan la visión de tu patrimonio global. Esta información, tanto de activos financieros de todo tipo, inmuebles, empresas, viviendas y deudas, se actualiza de forma mensual, tanto el presupuesto vital de la familia como con sus valoraciones reales. Es lo que llamamos “teoría” Vs “realidad”.

Es muy poderoso de cara a la toma de decisiones saber, mes a mes, qué deberías tener para cumplir tus metas y qué tienes realmente en conjunto en tu patrimonio. No es lo mismo querer invertir medio millón de euros estando soltero con un edificio en propiedad a estar casado con cuatro hijos y viviendo de alquiler. Las circunstancias y la visión global es clave para tomar decisiones óptimas. Nos basamos en la máxima de no es más rico quien más tiene sino el que menos necesita.

Es como un presupuesto en una empresa, pero hasta que cumplas tus 105 años de vida. ¿Y por qué tantos años? Pues lo hacemos así, a parte de cubrir el riesgo de longevidad, puesto que la vida que llevas ahora tiene totalmente que ver con las decisiones que tomaste hace 10, 20 o 50 años. De ahí que sea primordial entender fehacientemente que tus decisiones de hoy marcarán de forma bastante precisa lo que te pase en el futuro.

Luego, vemos la evolución del balance de forma gráfica para darnos cuenta de cómo vamos ahora y qué futuro nos depara nuestro plan.

Luego monitorizamos objetivo a objetivo para ver si vamos bien o no. Esto es primordial ya que el patrimonio de las familias no debe ser simplemente para ser acumulado y ganar dinero. Si fuera así, entenderíamos que sólo queremos rentabilidades y que el dinero es un objetivo en sí mismo. Pero si entendemos el dinero como un medio para alcanzar un fin superior, que son nuestros objetivos vitales, buenos y familiares, entonces todo tiene sentido. De este modo, psicológicamente nos “separamos” más del dinero y podemos manejarlo mucho mejor.

Una vez hemos analizado nuestro balance, nuestra cuenta de resultados, nuestros objetivos, podemos ver cómo podemos invertir los activos financieros de la Familia de la forma más óptima.

Pero toda esta tecnología, y mucha que pasa oculta a simple vista, no serviría de nada si no fuéramos capaces de dirigir todo el esfuerzo inversor mediante un plan de inversión de éxito, sensato, potente, rentable y consistente.

Una excelente metodología de inversión

Hasta la fecha nuestros resultados inversores nos sitúan en la cabeza también de las principales bancas privadas en España, con rentabilidades acumuladas desde 2010 a 2020 del +102% en promedio. Este importe no es el resultado de nuestras mejores recomendaciones, sino del dinero que realmente han ganado, en promedio, nuestras familias a lo largo de estos últimos 11 años. Evidentemente una Familia que empezó a invertir este último año sólo habrá ganado lo del último año.

En los siguientes gráficos y tablas podemos ver los resultados de 2010 a 2020 de BISSAN.

Además, la distribución de activos o Asset Allocation agregada a 31/12/2020 es la siguiente:

Nuestra visión es que el Método BISSAN une perfectamente una Planificación Financiera líder junto con unos resultados inversores superiores a la mayoría de nuestros competidores. Lo más interesante es que lo conseguimos sin asumir riesgos innecesarios, lo que implica una inmensa tranquilidad para todas nuestras Familias. De hecho, somos tremendamente conservadores cuando hay que serlo, y muy agresivos cuando las circunstancias también lo permiten.

Gracias a la confianza de nuestras Familias, con el paso de los años ya trabajamos para más de 130, y cada año seguimos creciendo. Lo que nos permite tener en estos momentos una masa crítica suficiente para dar a luz a los Fondos BISSAN, algo que creemos es enormemente ventajoso para aquellas Familias que así lo prefieran.

¿Qué son los Fondos BISSAN?

Los Fondos BISSAN son la mejor opción de inversión para ejecutar nuestra Planificación Financiera. De hecho, son la evolución natural a lo largo de estos años hasta encontrar con la opción más eficiente y eficaz para nuestras Familias.

Se trata de la creación de tres nuevos fondos:

  • BISSAN Blindaje, FI.
  • BISSAN Pólvora, FI.
  • BISSAN Largo Plazo, FI (antiguo Factor Investing).

Cada uno de estos fondos replican las inversiones que veníamos haciendo hasta ahora mediante fondos directos. Por ejemplo, hasta ahora una familia podía invertir en varios fondos. Cada uno de ellos sirve para cubrir un nivel distinto de Blindaje, Pólvora y Largo Plazo.

Pero a partir de ahora se podrá elegir entre la compra de Fondos Directos como hasta ahora, o los Fondos BISSAN.

Principales ventajas

Básicamente los Fondos BISSAN son fondos de fondos que incorporan los Fondos Directos que habitualmente recomendamos, pero con muchas mejoras que nos brinda el hecho de disponer del tamaño suficiente para crear esta estructura:

  • Rebaja en costes financieros, ya que en lugar de tener fondos con clases de banca privada ahora accedemos a clases institucionales. Esto puede suponer rebajas entre el -0,10% y el -0,40%.
  • Posibilidad de compras directas de letras, bonos y acciones, lo que nos incrementa mucho la agilidad y ofrece un mayor control del riesgo. A título personal no es recomendable hacerlo, puesto que la tributación es muy gravosa. Pero a través de un fondo sí que es muy recomendable. Asimismo, los costes también se reducen entre un -0,10% y -0,50%.
  • Fiscalidad mejorada. BISSAN cobra por asesorar estos Fondos, lo que evita que las Familias tengan que pagar facturas. BISSAN cobra directamente de los fondos, tanto las comisiones fijas como variables. El ahorro fiscal es entre el -0,10% y -0,70%.
  • Mayor agilidad. Las recomendaciones se ejecutan muchísimo más rápido al ser más sencillas. Al mismo tiempo, el reequilibrio dentro los distintos fondos ya se hace de forma automática, así que no es necesario hacerlo a través de recomendaciones.
  • Mayor control del riesgo. Al poder hacer compras directas de bonos y acciones para una porción de los fondos, mejoramos mucho el control de las caídas. Si detectamos que el mercado se desploma, como en este marzo de 2020, podremos reducir exposición de forma óptima con estrategias de Stop-Loss dinámicas.
  • Comisión variable reducida. La comisión variable se reduce del 10% al 9%. Se mantienen las marcas de agua perpetuas, aunque ahora no habrá mínimo. Dado que los mínimos ahora están en prácticamente 0%, esto no afecta. El cálculo de las marcas de agua a partir de ahora se calculará directamente en el fondo de Fondos de forma individualizada.
  • Distintas clases de Fondos. Ofrecemos 4 clases de fondos para que a mayores volúmenes asesorados nuestras comisiones fijas de asesoramiento se reduzcan.
  • Factor Investing Dinámico. Gracias a poder hacer compras directas, la estrategia a Largo Plazo, en lugar de ser Factor Investing puro, tenemos la posibilidad de que sea Factor Investing Dinámico. Mantenemos un mínimo del 30% a 40% en Factor Investing tradicional mediante los mismos fondos que recomendábamos hasta ahora. Pero el resto lo podemos invertir directamente en aquellas acciones que muestren un mejor rendimiento potencial dentro de cada Factor. Es decir, aquellas mejores acciones Value, o de Small Caps, o de Grandes Marcas o de Momentum. De este modo, mantenemos un corazón estable en Factor Investing pero tenemos mayor proporción de exposición en un Factor que esté dando mejores resultados que otro. Por ejemplo, en los primeros 9 meses de 2020 hubiéramos tenido mayor exposición en el Factor de Grandes Marcas, donde tenemos muchas empresas tecnológicas. Pero a partir del último trimestre de 2020 y la entrada de las vacunas para el Covid-19, el Factor Value gana un enorme protagonismo, que no ha perdido hasta hoy.En el siguiente dibujo podemos apreciar un ejemplo de Factor Investing tradicional, en el que los porcentajes de cada factor se mantienen bastante estables en el tiempo.En cambio, con la incorporación de Factor Investing Dinámico tenemos la posibilidad de tener cierta sobreexposición en aquellos factores que más impacto tienen. Además de que cuando el mercado corrige con fuerza, podemos de forma muy ágil ejecutar Stop-Loss y reducir exposición al mercado e irnos a cash (dinero en efectivo).

Principales inconvenientes

Alguien podría pensar que con estos nuevos Fondos BISSAN se trata de una mera colocación de producto. Pero nada más lejos de la realidad. Nuestra metodología de inversión es hasta cierto punto aburrida, por lo que no estamos todo el día ofreciendo nuevos fondos. De hecho, debería ser aburrida y ese es parte del éxito. Debemos tener el porcentaje que toca de Blindaje, Pólvora y Largo Plazo en cada momento, e ir monitorizando que la Planificación Financiera requiera ajustes por motivos exógenos (por ejemplo, ha nacido un nuevo hijo o se decide cambiar de casa). Trabajamos con método, con rigor, como hormiguitas.

Quien busca emoción en sus inversiones debería ir al casino o apostar a las carreras de caballos. Para nosotros la rotación entre fondos es muy reducida. Cada año a lo sumo incorporamos y quitamos uno o dos fondos, si es que se necesita. Sólo hay cierta rotación en la compra de bonos, letras y acciones directas dado que aprovecharemos que nos brindan más agilidad para adaptarnos mejor al mercado.

Es más, ahora las Familias verán que sus posiciones se reducen a tres fondos y nada más. Con pocos cambios ya que lo que tienen es lo que creemos es mejor para ellos.

Algo muy distinto ocurre en muchas entidades financieras, donde parecen más bien supermercados de fondos de inversión y donde cada mes se ofrecen nuevos productos, todos en apariencia buenísimos. El mayor número de productos no indica para nada una mayor diversificación. Es más, probablemente indique algo peor y es el solapamiento de estrategias.

Nosotros, mediante la Planificación Financiera sabemos mes a mes la distribución óptima de activos financieros, tomando en consideración todo el patrimonio de la Familia y su cuenta de resultados, y a qué plazos debe ir, reduciendo el riesgo e incrementado la rentabilidad global. Nosotros ofrecemos lo que creemos es la mejor opción inversora, y no vamos cambiando de una opción a otra según la dirección del viento. Por eso no somos un supermercado de fondos, ni los Fondos BISSAN son fondos perfilados. Sino que, entre todo el enorme surtido que hay, ofrecemos lo que pensamos es lo mejor para la Planificación Financiera de cada Familia.

Sin embargo, es cierto que esta forma de invertir a través de los Fondos BISSAN reduce en cierto modo la decisión de las Familias, al realizarse gran cantidad de operaciones dentro de los fondos. Es algo que ofrece mayor agilidad y menores costes, pero a cambio hay menos control. De todos modos, pensamos que es una pega que se ve ampliamente superada por las ventajas antes mencionadas.

Ejemplo de ahorro en costes

A continuación, mostraremos un ejemplo de ahorro en costes para una familia con un patrimonio invertido de 355.000€. Asumimos que pagan hasta ahora sus facturas directamente con lo que ganan de nómina, y que cada cónyuge gana 50.000€ al año, lo que su IRPF tendrá un marginal aproximado del 37%. Dado su volumen, pagarían una comisión fija del 0,85%, mientras que con la nueva estructura de Fondos BISSAN irían al tramo con comisión fija del 0,95% (Clase A).

La siguiente tabla nos muestra una hipotética distribución de fondos:

Con estos fondos, habría el siguiente Asset Allocation para ese mes concreto:

Lo interesante es ver todos los costes que hay, incluidas todas las comisiones bancarias, custodias, costes por divisa, comisiones de gestión de los fondos, auditorías, tasas, costes BISSAN, rebates y costes fiscales. Todo.

Como podemos apreciar, el coste de los bancos alcanza el 1,33%. Los costes por asesoramiento de BISSAN son del 0,85%, menos unos rebates del -0,23%, es decir, unos costes netos del 0,62%. Si a todo esto le añadimos el coste fiscal éste alcanza el 0,66%.

Es decir, toda la estrategia, con todos los costes es del 2,61%, para un servicio completo de asesoramiento. Este cálculo raramente se hace, puesto que no se suele explicitar los costes fiscales ni de custodia ni de divisa, que a menudo pasan desapercibidos. Pero nosotros los explicitamos dado que con los Fondos BISSAN se reducen drásticamente.

En el siguiente cuadro vemos los Fondos BISSAN como tienen los mismos fondos que antes, aunque con ciertas compras de letras, bonos o acciones directas para obtener mayor velocidad, mayor control del riesgo o ventajas en costes, que hemos visto anteriormente.

Los Fondos BISSAN invierten sólo en clases institucionales, en lugar de clases de banca privada como hasta ahora (más caras). El único coste que hay es un 0,22% en comisión de gestión sobre activos y un 0,08% de comisión de custodia que se paga a Andbank Wealth Management, SGIIC. Este coste total es del 0,30%, que bien vale la pena.

Con esta nueva estructura de Fondos BISSAN tenemos en esencia los mismos fondos que antes, pero mucho más baratos fiscal y financieramente. Dado que el Fondo Gestión Boutique BISSAN Value no tiene ni comisión para Andbank ni para BISSAN dentro dentro del Fondo BISSAN Largo Plazo, la comisión de Asesoramiento BISSAN se reduce del 0,95% al 0,90%.

Mediante el uso de los Fondos BISSAN se reduce el coste total en 0,95% al año (= 2,61% – 1,66%), lo que arroja una ganancia segura de 3.387€ cada año para la Familia, sin contar la comisión variable, que ésta además pasa a ser del 10% al 9%. Dado que invertimos a muy largo plazo, esta medida supone un ahorro a 10 años de 33.875€. A 30 años son más de 100.000€.

Por este motivo pensamos que los Fondos BISSAN siguen en esencia siendo los mismos que antes, pero con ahorros muy sustanciales y sin la molestia de pagar cada trimestre facturas a BISSAN.

A continuación, hemos hecho una matriz con varias hipótesis para que cada uno pueda ver el alcance del ahorro según distintas situaciones:

A modo de ejemplo, una familia que paga las facturas con su nómina, que invierte 200.000€ y que tiene ingresos por IRPF de 50.000€ se ahorrará 1.883€ al año, más de 20.000€ en 10 años y más de 70.000€ en 30 años (nuestras inversiones ganan dinero con el tiempo).

Conclusiones

Ahora que BISSAN tiene un tamaño que nos lo permite, podemos ofrecer a las Familias los Fondos BISSAN. Son una opción muy similar a la compra directa de fondos que hacíamos hasta ahora a la hora de invertir, pero que ofrece enormes ventajas en costes, fiscalidad, operativas, de gestión del riesgo que antes no nos era posible utilizar.

Creemos que nuestra excelente Planificación Financiera unida a los Fondos BISSAN ofrecen una de las formas más potentes, eficientes, rentables que existen hoy en día en España para gestionar el patrimonio de las Familias. Además, hacerlo con la enorme tranquilidad que te da saber que tu patrimonio está trabajando para lo que de verdad te importa.